miércoles, 11 de noviembre de 2015

Bienvenidos al Blog de Madre Tierra

30 años por la Organización Popular y la Justicia Social

Hola amiga lectora, amigo lector. Bienvenidas-os al blog de Madre Tierra.
Seguramente si estás recorriendo estos sitios es porque te interesan los temas del hábitat. Por eso nos proponemos y te proponemos que sea éste un espacio de encuentro e intercambio. En el que aportemos a la construcción de una sociedad más justa y solidaria en materia de tierra, vivienda, barrio, comunidad.

Para las y los integrantes de Madre Tierra éste es un año particular. Nuestra organización cumple 30 años de vida. Pasaron rápido. Fueron muy intensos. Solemos decir que cada una de nuestras décadas estuvo signada por distintas acciones y contextos. La primera fue la de la consolidación de la organización. Una segunda etapa en pleno neoliberalismo en la que la lucha pasaba por la resistencia a la exclusión. Y esta tercera que estamos transitando en la que hay un modelo de Estado de afirmación y ampliación derechos sociales.

Esto nos trae a otra particularidad de este año: es un año de elecciones generales. Las argentinas y los argentinos decidiremos el destino de los próximos años de nuestra Patria. Desde Madre Tierra seguimos apostando a modelos de país inclusivos, de mayor profundidad y dimensión de los derechos sociales. Sentimos que aún hay mucho por hacer. En cuestiones de distribución de la tierra, de acceso a una vivienda adecuada, de ciudadanía rural y urbana, de un estado cada vez más presente en la política de tierras, regulando el mercado de suelo.

Y hablando de este año 2015 no podemos dejar de recordar que se cumplen doscientos años de la publicación del Reglamento de Tierras de José G. Artigas. Con instrucciones precisas basadas en la justicia social:  

“Por ahora el señor alcalde provincial y demás subalternos se dedicarán a fomentar con brazos útiles la población de la campaña. Para ello revisará cada uno en sus respectivas jurisdicciones, los terrenos disponibles y los sujetos dignos de esta gracia, con prevención que los más infelices serán los más privilegiados. En consecuencia, los negros libres, los zambos de esta clase, los indios y los criollos pobres, todos podrán ser agraciados con suertes de estancia, si con su trabajo y hombría de bien propenden a su felicidad y a la de la provincia. Serán también agraciadas las viudas pobres si tuvieran hijos. Serán igualmente preferidos los casados a los americanos solteros y estos a cualquier extranjero”


Aún hoy, con muchos avances en políticas de vivienda, estas instrucciones están vigentes. Y el espíritu de la Patria Grande nos convoca a realizarlas.  Bienvenida-o a la tarea. Manos a la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario